A11J|D11J

Así tal como la humanidad ha dividido su historia en antes de, y después de Cristo, los cubanos deberíamos dividir la historia del comunismo castrista en antes del 11 de Julio y después de. Os explicaré en un momento. No es una inflexión baladí, como no lo fue la de nuestro Señor,-ya habrá alguno diciendo estos cubanos presuntuosos-. Que no! Ahora os digo y me daréis la razón.

Cuba lleva secuestrada por el comunismo desde el mismísimo 1959. Ya sabemos de la histórica y traicionera jugada del innombrable hijo de su madre, que mientras en New York iba jurando no ser un bolchevique, por detrás ya se había comprometido con el Kremlin. Es así, y de aquellos polvos los lodos que nos llevarían a estar detrás de la cortina de hierro durante 29 años. Eso hasta aquella dichosa fecha de noviembre del 89.

Si el degenerado de Biran no hubiese clasificado como tal, nos hubiese concentrado en la plaza y exclamando “caballero esto se jodio”, hubiera devuelto lo que no le pertenecía y probablemente hubiese tenido un juicio con atenuantes.

Pero no. Entonces los cubanos nos rebelamos en número considerable. Para principios de los 90 habían más de 300 organizaciones de la sociedad civil. Ya sé que comparados con la población total eran casi nada. Para el castrocomunismo eran un cero a la izquierda, pero para la comunidad democrática no. Y aunque el reconocimiento llegaría a crecer, la justificación de la tolerancia por parte del conjunto de naciones libres a la existencia comunista se mantendría erguida bajo los pilares del multilateralismo, la autodeterminación, y el apoyo popular a la “revolución” que siempre han vendido al mundo los del politburo cada 26/07.

Así, hasta el 11|07 el régimen totalitario oprimía y reprimía a opositores. Sabemos que de alguna forma y para muchos, eso es “normal” pues aquellos llevan ese costo en su condición de oponerse. Y como la geopolítica es así, desde EEUU a Europa pasando por LATAM casi todos condenaban con la boca pequeña al castrocomunismo, pero guardándose de no saltarse las reglas de la “gran politic”. Por eso por ejemplo, el Parlamento Europeo respondió a nuestras exigencias en el pasado que reconociendo las violaciones a los DDHH en Cuba, preferían un “diálogo constructivo” con la tiranía. O como los americanos, que en tres décadas han preferido gastar el grueso de su dinero en RadioTV Martí (todo queda en casa) a poner la internet para los cubanos por la libre de verdad.

Eso hasta que llegó el 11/07.

Porque ese día desde todos los territorios de Cuba hombres, mujeres y niños salieron a la calle gritando libertad. Era doloroso verlos. Muchos de ellos flacos, desarrapados y descalzos blandiendo como única arma su voz, exigieron ser tratados como seres humanos después de décadas de arar y arar… en el mar.

Fueron recibidos a tiros, patadas, porrazos, y toda la fuerza bruta que un tirano sabe administrar. Los han encarcelado, forzosamente retenido en sus casas, desaparecido a ojos de sus seres queridos, y procesados sin ninguna garantía legal. Son centenares los cubanos que si hoy ya clasifican como opositores por pura fuerza, hasta el 11/07 solo eran cubanos determinados a pedir justicia social para ellos y sus hijos.

Por eso hoy ya la comunidad internacional no puede obviar el hecho de que el desgobierno castrocomunista, ha reprimido al pueblo cubano. No a uno ni a otro sino a centenares de compatriotas que se cansaron de pasar hambre y no tener nada que ofrecerles a sus hijos bajo este desgobierno hoy o mañana. Lo único bueno de todo esto es que aquellos degenerados quitándose la careta de una vez, le han dado a los demás la posibilidad de que igualmente se la quiten.

No valen ni el multilateralismo cuando se masacra y reprime a los pueblos, ni es posible mantener la hipocresía política cuando se trata de un sistemático exterminio como el orquestado en Cuba bajo la batuta del PCC. Hoy no habrá nada que justifique el apoyo a quienes se han descubierto al mundo sin ese lustre de “demócratas de una democracia participativa de partido único” o cualquier otro eufemismo hipócrita bajo el que hasta ayer, algunos con tal de esquivar el bulto preferían clasificarlos.

Hoy la historia ya ha abierto la causa. Aquellos que no se pongan del lado del pueblo cubano, tendrán su asiento en el día del juicio. Porque ganaremos, eso seguro. Quienes no se definan y continúen colaborando con el régimen en favor de sus mezquinos intereses, tendrán la repulsa y la enemistad de la Republica definitiva.

No habrá paz para los malvados. Arrepiéntanse de una vez y acompáñennos en este trecho final del camino o tomaremos nota. Nosotros ganaremos la libertad en las calles pues es nuestra responsabilidad. Ustedes solidarícense de una vez por todas con aquellos que hoy no tienen nada más que la razón, pero mañana tendrán voz y la soberanía de la Nación.

Porque no olvidaremos…

Publicado por Prevaricadoranticastrista

Cubano exiliado por la tiranía castrocomunista que dándome a escoger entre dignidad o esclavitud no me dejó opción alguna. Hoy ciudadano europeo consciente de la pretensión del comunismo en prevalecer disfrazado de epítetos pos modernistas para evitar situarse en el estercolero de la historia humana, estoy aquí con humildad pero determinación a dar mi aporte para su extinción sea en Cuba o allí donde busque la simpatía de quienes desconocen lo terrible de esta ideología.

Un comentario en “A11J|D11J

  1. Muy buena exhortación. Creo que para cuba ya es la hora. La hora de tomar las calles, y no descansar hasta lograr la tan añorada libertad. Viva cuba libre. Patria y vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: