La peor parte.

Un cubano de dentro ha dado pie a este post. Pasa que en mis urgencias por allanar el camino a la libertad les mostré mi malestar por tanta sensibilidad en nuestros compatriotas hacia cualquier cosa que esté en “el bombo”, y sin embargo frente a los pronunciamientos acerca de la necesidad de pasar a un tiempo de resistencia y boicot al sistema, el silencio y/o la indiferencia es la respuesta. Estoy seguro de que si me pusiera a hurgar en las redes sobre publicaciones de mis paisanos, encontraría alguno que otro disponible para ir a pelear a Ucrania.

Pero para contextualizar el asunto voy a reproducir exactamente sus palabras: “… la peor parte la lucha por la libertad de Cuba, la sufrimos los que estamos dentro del patio, que a pesar de los injustos encarcelamientos, amenazas, golpeaduras y sin recursos seguimos el camino, no critico a los que apollen la lucha desde el exterior, pero la peor parte la sufrimos los de dentro, se debe de tener un poco más de cordura y consideración con la oposición interna”.

No seré yo, quien lo único que hice en Cuba fue oponerme al sistema de manera personal desde antes de mi mayoría de edad, y asumir una posición coherente de desconocimiento y no colaboración con nada que viniese de sus estructuras, la razón de la respuesta a ese compatriota y a muchos otros que igualmente piensan así. Eso sí, aprovecharé esta reflexión para seguir buscando la necesaria comunión entre todos pero sin faltar a la verdad y la justicia, porque es lo honesto y necesario además.

He tenido el privilegio de haber conocido a unos cuantos cubanos exiliados en estos años. Recuerdo aquel de la pequeña Habana sobreviviente de la invasión y a los contenedores donde les encerraron para trasladarlos a La Habana totalmente trastornado, y encima teniendo que vivir el dolor de ver a Cuba secuestrada, él exiliado y dependiente de la seguridad social americana, asistiendo al devenir de un día tras otro sabiendo que no es “ni de aquí ni de allá”. Han habido muchos que a lo largo de estos años dejaron de prosperar, cuidar sus familias, arriesgar su patrimonio o su vida e incluso la de los suyos en esta contienda. Y por supuesto los muertos. Infiltraciones en Cuba, misiones en terceros países y todos dando lo mejor de ellos es decir ellos mismos, simple y generosamente por la libertad de los de allá.

Querido hermano y compatriota. En esto de “la peor parte” honestamente y pensando en los años que tuve que sufrir el castrocomunismo y recordando a tantos otros que en peores circunstancias lo han padecido igualmente, para luego haber tenido que seguir la expiación en tierra extranjera donde entre el desarraigo, la añoranza y la impotencia vamos llevando los días sin olvidar, sin renunciar, no sé yo la verdad quiénes llevan la peor parte. Si esto hubiese sido escrito desde los conceptos y aptitudes que pululan por ahí, habría afirmado que la peor parte la hemos llevado los que hemos sufrido a ambos lados del charco.

Pero no! Mis únicas intenciones siempre irán a buscar el punto de encuentro. La comunión necesaria entre los cubanos de dentro y fuera hacia un esfuerzo por liberar la patria cautiva por una banda genocida y criminal.

Por eso os digo: la peor parte la llevamos los cubanos todos. Al menos todos los que sufren, añoran, sueñan y trabajan por la libertad desde la generosidad y el desprendimiento hacia sus hermanos.

Dejémonos de sopesar el dolor y centrémonos en juntar el esfuerzo para llevar a todos los cubanos el convencimiento y la necesidad de un tiempo nuevo de oposición desde la resistencia ciudadana, y el boicot a las infraestructuras del régimen si queremos apurar el camino.

Eso si queremos que la peor parte la lleve esa banda criminal.

Libertad!

Publicado por Prevaricadoranticastrista

Cubano exiliado por la tiranía castrocomunista que dándome a escoger entre dignidad o esclavitud no me dejó opción alguna. Hoy ciudadano europeo consciente de la pretensión del comunismo en prevalecer disfrazado de epítetos pos modernistas para evitar situarse en el estercolero de la historia humana, estoy aquí con humildad pero determinación a dar mi aporte para su extinción sea en Cuba o allí donde busque la simpatía de quienes desconocen lo terrible de esta ideología.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: