De cigüeñas y un alta de línea.

Definitivamente estamos en un tiempo loco. Enero se resiste a avanzar con su característico frío castellano que obliga a manta y estufa. Pero aunque esté bajo noches “undergroung” en esto de la escala Celsius, hay mañanas como hoy en que no sabía dónde meter el abrigo que engañosamente me vendió esta mañana Doña Meteorología.

Lo bueno de la ortodoxia (no hablo de la ortodoncia que es otro cantar), es que ya sabes de qué va y por dónde viene. Por eso me disgusta tanto este Santo Padre montonero. En contraposición tiene ahí usted a eslavos bañándose en gélidas aguas pues cuando toca, toca; y eso no lo cambia ni Dios.

Dice el refrán que por “San Blas las cigüeñas verás”, y sin embargo, la nuestra ya no es el primer ciclo que se nos aparece sacudiendo el polvo del Sahara a mitad de enero aposentandose en su nido para disgusto del mencionado santo, y de todos los otorrinolaringólogos que todavía recuerdan que este buen señor es su patrón y como tal lo veneren.

Además hoy he tenido que hacer una llamada a la compañía telefónica porque me han estado cobrando de más. Me ha salido la musiquita con su melodía desestresante incapaz de desestresarme pues a los 30 minutos he estallado en medio de una tienda. Alguien que por mi lado pasaba me dijo: buen hombre dígale usted que el motivo es un “alta de línea” y verá que no lo demoran. Dicho y hecho lo cual dio como resultado que nada más transcurridos 2 minutos ya me atendían con voz melódica. La frustración de no conseguir una venta, no fue óbice para que la chica no perdiera la amabilidad y encontrase remedio para mi problema. Me despedí amable lamentando en mi interior haber tenido que engañarle, pero así estamos.

Entonces he caído en que vivimos en este tiempo atolondrado entre metainformacion, inforrea, interconexión pero sobre todas las cosas… laxitud.

Hoy todo es una cosa y la contraria. El bien y el mal han cedido su protagonismo a la ambigüedad como consigna, concepto, y manera de desenvolverse pues da igual si es en el terreno de la política, la religión o las relaciones interpersonales propiamente dichas con todas sus subdivisiones: todo es según el color del cristal conque se mira. Algo que ya sabemos por Willy, lo había dicho Campoamor.

Imagino que por esa misma regla hay tantos de mis paisanos exiliados y tantos otros dentro de Cuba oponiéndose al castrocomunismo sin oponerse, mientras la mafia criminal y genocida del PCC para estar a juego dice igualmente que son una cosa hoy y otra mañana pues nadie quiere estar “fuera de onda”.

Por eso he engañado a la máquina de Telefónica. No voy yo a ser el único comemierda que no eche una mentirijilla de vez en cuando. Eso sí, pido la intersección de San Blas para mi absolución a quien he prometido el próximo año darle una patada en el culo a la cigüeña si se aparece antes del 03 de febrero.

Y mientras, seguiré buscando la ortodoxia opositora entre tantos cubanos cagalitrosos que me tientan a babor y a estribor de este barco llamado Libertad.

Como diría Juan Quinquin… ay que ver compay!

Vacunas, virus y dolores personales.

Hace ya casi 2 años y a raíz del comienzo de esta maldita pandemia escribí sobre ello desde una perspectiva global del asunto ( https://platplp.blogspot.com/2020/03/mi-reino-por-un-catarro.html )

Hoy y a pesar de que me reafirmo en ello, escribiré desde una posición más personal pues el coronavirus ha llamado a la puerta de amigos a quienes entre médicos y la misericordia divina se les está asistiendo. Mis angustias después de todo este tiempo de pruebas y resistencia de mi raíz galenica? Que la edad no les acompaña… ni las vacunas tampoco.

Los cubanos fuimos ejemplo en esto de vacunarnos. Romay lo inmortalizó vacunando a su familia y a él mismo. Y aunque el comunismo dictaba las vacunas por decreto como todo lo demás, aquí no tengo nada que objetarles como tampoco halagarles pues eran cosas de “lógica sanitaria”. Hay que decir que detrás de una vacuna, hay una historia de éxito y esfuerzo científico conseguido no solo para los humanos sino para todos los reinos pues lo mismo se benefician los hombres, los marsupiales que los tomates transgénicos.

Las abrumadoras cifras de muertos parecen diluirse en la memoria colectiva. Hoy España con un 90% de su población vacunada es ejemplo de colectivismo. Aquí a diferencia de EEUU por comparar dentro de la OCEDE, hay algunos que otros descerebrados también, solo que son minoría. Y aunque tenemos en la presidencia al “doctor fraude” que ha preferido mirar para otro lado y dejarle el marrón a los presidentes autonómicos, no se le ha ocurrido decirnos que probemos con desinfectante intravenoso… por ejemplo.

La idiotez es el signo de estos tiempos y no solo entre las sociedades, sino entre sus referentes. A quienes nos atrevemos a decir estas cosas nos marginan o acusan de extremistas, pues es políticamente incorrecto, como lo es hacer chistes de maricas o reírse de los payasos si son enanos. Hoy hay una “inforrea mediática” segmentada por robots que en función de tus preferencias, te proveen de información parcializada según tus gustos e inclinaciones, para que vivas feliz en tú Matrix, mientras el mundo va cómo va. Hoy somos víctimas consumiéndonos a voluntad en la pira del sacrificio, para beneficio de los poderes financieros y políticos que te han regalado a SIRI para hacerte sentir el rey del mambo, sin darnos cuenta de que somos como burros con altavoces viviendo bajo una ley constitucional de limitación de decibelios.

De ahí que tengamos a millones de ciudadanos primermundistas resueltos a no vacunarse, ajenos a que esa realidad ya la tiene África y otros muchos lugares donde la esperanza de vida es la que es entre otras razones, por la ausencia de un sistema que garantice un programa nacional de vacunación. Ellos acá desde sus atalayas de vidas octogenarias gracias a los filetes y una vida asegurada por las vacunas que comienzan a recibir nada más nacer, proclaman querer ser como los negros africanos… pero sin renunciar a dejar este mundo tan temprano como a los 50 años. Algo que tienen relativamente garantizado entre otras cosas, por la predisposición de sus convecinos e hijos a vacunarse.

Dice El Eclesiastés 38. 8-12 “Querido jovencito,
cuando estés enfermo, ruégale a Dios que te dé la salud. No peques ni de pensamiento, sino apártate de la maldad. Preséntale a Dios ofrendas
de acuerdo con tus posibilidades, pero no rechaces al médico; al contrario, déjalo actuar,
pues también a él lo necesitas”

Sin más interés que remover y re orientar a conciencias adormiladas entre la manipulación, y la autocensura. Como parte de este ejército de brujos que desde el inicio de los tiempos hemos sido llamados para los momentos difíciles y a quienes habéis confiado hasta la llegada de la 5G vuestros miedos y dolencias miles os digo amorosamente: dejen de dar por culo y vacúnense de una dichosa vez joder!

Hala, ya estáis recetados.

Cuando se quiere de veras…

Estoy de resaca navideña. La verdad que con mis ocupaciones profesionales y esta pandemia que se le resiste a la OMS cómo resiste una garrapata a desprenderse del culo de una vaca, no he tenido mucho tiempo para el asueto. Es lo que hay, dicen por estas tierras castellanas, dando a entender que poco puede hacerse frente a las circunstancias. Sabes lo que te quiero decir?

En Cuba la navidad más allá de quienes asumen la misma como una auténtica buena nueva dado el mensaje de esperanza que esta nos trae, poco ha habido en términos de celebración. Han estado dictándose sentencias de un sistema de injusticia que censura a los seres humanos que allí habitan, a reclamar su derecho a serlos en su más universal acepción. 20 años de privación de libertad a niños, padres, jóvenes por el hecho de reclamarles a sus gobernantes una vida mejor. Han sido silenciados a golpes, balazos y celdas de castigo sin que ningún defensor salga a defender lo indefendible. Y es que el derecho a ser humano no necesita defensa si se entiende que son derechos obligados por parte de los sistemas y gobiernos.

Pero allí ni hay sistema pues el castro comunismo es una especie de propuesta incompleta que va a marchas forzadas desarrollándose en función de las circunstancias. Como tampoco hay gobierno pues la mafia criminal y genocida que está en el poder, esta desgobernando a los cubanos desde 1959.

Hoy el balance negativo de la influencia en el pueblo cubano por parte de la sociedad civil es consecuencia de muchos errores conceptuales y programáticos internos, pero también resultado de un régimen que los tiene incomunicados, cercados e impregnados de polillas. Y así es difícil, muy difícil asumir el papel catalizador, máxime cuando muchos de ellos tienen un píe en Cuba y otro “buscando visa para un sueño” como diría aquel grande antillano que pidió que lloviera café en el campo.

No he podido dar mensajes de felicitaciones a nadie. Qué voy a hacer si no tengo cara para plantarme frente a ellos e invocar nada que no sea que se levanten frente a su verdugo, y eso no es “navidable”. Lo siento pero siempre he sido políticamente incorrecto frente a mis paisanos, y como sé que algunos están empeñados en festejar y mostrar cosas que de cara a mis amigos del batey de Santa Marta clasifican de indecencias., prefiero perderme de los espacios sociales por estas fechas.

Dice el refrán que quien bien te quiere te hará llorar. No quiero agregar dolor o desánimo a mis hermanos en Cuba así que no lo tomen mal. Esto es lo que es. Una llamada a la esperanza.

Porque cuando se quiere de veras hay que decirlo. Ya no hay nada más que esperar, ni nada más que inventar. El levantamiento popular es lo único que nos salvará, y aquellos que se consideren opositores o comienzan a oponerse de verdad dando un paso de fe hacia la comunión y la colaboración entre unos y otros en un esfuerzo compartido por desperezar a Liborio, -algo obvio por estos días-, o cambien de casaca y afíliense al PCC que la vida es corta y no hay nada más torpe que desaprovechar este tiempo en la tierra.

A quienes apliquen, las solicitudes diríjanlas al compañero de la zona del CDR.

El resto? A trabajar….✌️🇨🇺

Plataforma Cubana por la Libertad. http://www.pataforma.com

Conversión vs Suicidio.

Desde el mismísimo inicio del nacimiento de la oposición al régimen castrista con el vinieron los quintacolumnistas. No hablo de los confundidos y los pseudo-opositores que sí le dan un asiento en la Asamblea Nacional dejan de joder. Estoy refiriéndome a los “infiltrados” y organizaciones al completo “made in DSE”.

Son cubanos de a pie. De esos que tienen que andar en guaguas y carretones de caballos o en bicicleta a pleno sol de aquí para allá. Es verdad que por trasmano puede que tengan la nevera llena del almacén de Villa Maristas pero viven una vida simple. Y simplemente al colaborar con la tiranía enternecen su esclava situación. No hay nada más rastrero e indignante.

Son fácilmente reconocibles aunque a algunos les cueste verlos. Están demandando reformas constitucionales, peticiones intrascendentes y criticándolo todo desde la animadversión y maledicencia hacia quienes en su mismo barco intentan fijar rumbo a la libertad. Son como las ratas que van torpedeando cualquier buena intención y cuando ven que ya su labor da fruto y el barco hace aguas, lo abandonan y van al siguiente. Y así vuelta a empezar.

No en vano llevamos 32 años desde la caída del comunismo mundial en este ir a ningún lugar. Tres décadas de proyectos inútiles, esfuerzos estériles y convocatorias paralizadas. No en balde el 11J el pueblo cubano cansado de esperar por la vanguardia, se adjudicó el derecho a pilotar el cambio. No en vano hace poco vimos otra vez liderazgos de cartón tomar las riendas de la nave hacia la nada.

Cuba tiene a una banda criminal y genocida al frente del desgobierno más tóxico e inútil de su historia Republicana. Y el cubano de a pie desnortado e indefenso por falta de una conciencia cívica, atrapado entre colas por “lo que vendrá” y la desinformación del noticiero que nada en la más ilusoria abundancia sigue esperando la inspiración.

Mientras los hijos de los degenerados del Comité Central estudian en el extranjero y vacacionan aquí y allá con el dinero que sus progenitores roban del erario público, los hijos de Liborio no es que puedan, es que no tienen siquiera derecho a soñar con esas cosas pues la realidad de una leche inaccesible o un trozo de pan inalcanzable si quiere más de la porción miserable que le han asignado sea servida. Es parte del programa de dependencia en el que habitan para aquellos que manejan los hilos, se aseguran que la marioneta no se suelte. Y al que le dé por soltarse a la cárcel aunque sea solo un niño.

No se puede caer más bajo. Colaborar con el régimen es servir a la más ignominiosa de las servidumbres. Y por doloroso que sea, ahí están.

Olvídense de todo y todos. Aquellos opositores que buscan realmente la libertad y un futuro de prosperidad no continúen buscando. El proyecto se llama exterminio del régimen y el camino la recuperación de una conciencia que nos lleve al levantamiento definitivo.

A los demás déjenlos. A lo mejor esos un día les da por mirarse al espejo y viendo lo aborrecible de su reflejo entienden de una vez y se convierten… o se suicidan que igual funciona.

Nosotros a lo nuestro. Plataforma Cubana por la libertad. Te esperamos ✌️🇨🇺

http://www.pataforma.com

Monstruosidad manifiesta.

Un hombre que vivió el horror de la solución final del esquizofrénico Estado Nazi y le sobrevivió escribió “Los monstruos existen pero son demasiado pocos para ser realmente peligrosos; más peligrosos son los hombres comunes, los funcionarios dispuestos a creer y obedecer sin discutir”.

A Primo Levi la terrorífica experiencia le sirvió para advertirle a las generaciones siguientes lo peligroso que resulta renunciar a la libertad. Porque eso son los totalitarismos, sistemas donde los hombres y mujeres nacidos libres por derecho, deciden entregarle a un gobernante la licencia para hablar y decidir en su nombre. El genocidio nazi o el comunista solo han sido posible por la renuncia de los ciudadanos a su derecho a decidir en libertad, qué está bien y qué está mal. En Nuremberg todos dijeron que cumplían órdenes, como si seguir órdenes antinaturales como el exterminio o ejercer la violencia para suprimir derechos desde las instituciones concebidas para sostener un régimen tiránico, vayan a ser razones válidas frente al derecho y la justicia natural.

En Cuba hay cientos de miles de militares, decenas de miles de funcionarios estatales, miles de informantes y una clase periodística igualmente numerosa y todos en función del mantenimiento de la tiranía. Una tiranía basada en el secuestro de la soberanía nacional que está manipulada desde un pequeño grupo empeñado en utilizarla en función de sus intereses espurios.

Qué pasará el día en que el pueblo cubano recupere su soberanía? Habrá o no la necesidad humana de reclamar una justicia sin la que será imposible una paz y concordia verdaderas?

No digo que rueden cabezas. Eso dependerá de lo que una sociedad necesitando de paz, decida soberanamente. Si nos atenemos a lo que dice la pifia de constitución por la que se rigen, y con la que han maniatado a la sociedad civil y exiliado a millones de cubanos, la pena máxima por traicion a la patria es la muerte. Así que cuidado con seguir coqueteando con los americanos y sus representantes en Cuba que quieren una transición compartida, porque si como plantean algunos de estos inútiles solo actualizan el Estado y no quitan la guillotina de la constitución, las probabilidades son las probabilidades. Ahí lo dejo.

No habrá paz sin justicia. Lo digo siempre como igualmente animo a pensar en una institución que se dedique como los caza nazis de Wiesenthal, a identificar y recuperar, todo el patrimonio robado a los cubanos por los gobernantes y sus colaboradores, dentro y fuera de Cuba.

Porque monstruos hemos tenido un par. Monstruosidades de funcionarios, militares y colaboradores del tirano… millones.

Pero somos muchos quienes estamos en serio apostando por la extinción castrista. Así que afilen los cuchillos… por si acaso.

Y que la paz y la concordia reinen por los siglos de los siglos.

Había una vez…

Y con ustedes señoras y señores… Yunior. Así con rimbombancias de un cirquero anuncio, pudiera haberse presentado esta función de circo. Clasificación con la que algunos están empeñados sea presentada la oposición cubana.

Este personaje que pudiéramos afirmar, representa esa “espumosa oposición” fruto de un vacío conceptual y real de la sociedad civil, frente a las necesidades de representatividad y soluciones de quienes deben asumir el papel de motor y cabeza en las aspiraciones de libertad y prosperidad que instintivamente buscan los pueblos tiranizados, surgió a la desesperada en un bandazo más en el camino a la democratización de Cuba, que desde un liderazgo forzado logró aglutinar a personas que vieron en él la respuesta a sus reivindicaciones, hoy como arte de birlibirloque… ha aparecido en España.

Es raro. Teniendo en cuenta las restricciones a viajar por parte del Estado español desde ciertos lugares incluido Cuba, y sabiendo que los opositores cubanos desde hace algún tiempo son considerados personal “non gratas” por parte de los servicios consulares, es increíble la celeridad conque este individuo ha tramitado y obtenido una visa a pesar de que estando como estamos en pandemia de COVID se haya colado estando como está, vacunado con guarapo.

Quienes están detrás de esta huida? Por supuesto el primer responsable el Gobierno del doctor fraude, o como algunos le clasifican, el social-comunista Sánchez. Ellos tienen el poder para autorizar lo que quieran amparados en una máxima que es conocida: son amigos del régimen castrista a quienes han avalado hasta ayer y que solo porque no les ha quedado más remedio teniendo en cuenta el grado de represión, su peón europeo D.Josep Borrell ha tenido que ponerse del lado de los opositores… por un momento.

Y porqué otro episodio esperpéntico de Sánchez? Bueno recuerden que ya abrió el turismo de sexo barato en Cuba, y los puteros o pedofilos tienen que llenar los hoteles de empresarios sin escrúpulos que están deseando recuperar inversiones. Pero hay más.

Hay que entender igualmente que el régimen genocida comunista necesita desacreditar a la sociedad civil de cara a sus esfuerzos diplomáticos. Esto es porque quienes hasta ayer los apoyaban, los están forzando a un lavado de cara si quieren que les dejen de observar. Y claro, el régimen necesita de estos opositores de cartón y sus incoherencias en términos de oposición para decirles a todos: mira, tú crees que estos van en serio?

Y luego está el propio protagonista del cuento. Alguien que es capaz de decir y hacer lo que sea… y la contraria, porque sus convicciones no son más que el espejo de un sistema que les ha lavado el cerebro y algo más en seis décadas de manipulación, adoctrinamiento, coacción, desinformación y represión. De ahí estos vaivenes y falta de compromiso que no son más que deficiencias imposibles de asumir y las que este cubano no solo acusa, sino representa en términos de una sociedad desnortada.

Aunque lo pueda parecer esto no es un ataque a la persona de Yunior García. Si ese hubiese sido mi propósito no me hubiera tomado el trabajo de pensarlo teniendo como tengo urgencias más importantes. Esta es una reflexión de cara a una sociedad civil cubana que está empeñada en su desconexión de su prioridad: liderar el cambio en Cuba desde el rescate del civismo y el liderazgo de la oposición. No pueden estar el liderazgo y los objetivos políticos de cara a la democratización de un pueblo tiranizado, en manos de artistas y faranduleros.

Eso sí, recuerden que el vacío hay que llenarlo con algo. Y cuando no hay perros, hay que “montear” con gatos… aunque los mismos no sirvan pa una mierda.

Ojo!

DC-15/N.

Llegó la sonada fecha de unos y otros cacareada, no asumirla era un suicidio viendo a la peña arengando y al vuelo luces lanzando, como si el grito distante por voces distorsionada entre galgos y podencos de dudoso pedigrí apostaran a un conejo de la suerte, que existe solo en la mente de quienes buscan por vicio, construcciones de artificio.

Los gritos desesperados de muchos por la contienda que han levantado la tienda para divinos encuentros, no se enteran que del cuenco es la porción interior la de más rico sabor y nutrientes necesarios, si aspiramos a engordar ideas concupiscentes, que despierten con “un par”, marionetas alineadas a un servilismo indecente.

Ya salen los estatistas ataviados de sonrisas, sus vuelos a todas prisas surcan los cielos binarios sin conexión telemática que fuerza aterrizaje en urinario, el pasaje de etiqueta representa una opereta buscando en vano a unas palmas con cuidado levantadas, frente a cuerpo martillado de espaldas muy bien guardadas de tumulto partidario.

La menestra está servida, capitales los asuntos abrazando entes confusas entre flashes, unas risas y la verdad con mordaza que no sabe la disfrazan para un tiempo electoral,imposible de alcanzar pues estamos como estamos con el sillón secuestrado por la mafia tropical, quien conoce la impostura que no amedrenta al marajá del lugar.

Pito pito colorcito, a quién vamos a confiar este escabroso mejunje que lentamente se pudre con efecto retroactivo y todos quieren mezclar, unos que le falta sal otros le ponen pimienta y al final sacando cuentas y mirando al infinito, me salen de “allí” unos gritos recordando las prisiones, las meriendas, las canciones de un recurrente cuartico.

No adivino a concebir confluencia obligatoria entre tantos soplagaitas que no se quieren rendir al dolor de muchos otros, rogándoles en el nombre de su padre celestial que dejen ya de marear a una perdiz inservible para regios alimentos, y salgan por Dios del cuento o intégrense en la contienda, que no estamos pá´ monsergas ni banales postureos.

Viendo venir lo que veo, dejo aviso a navegantes incapaces de aportarme a este cuenco o cornucopia donde atesoro estas cosas que aspiro a dejar legadas, déjense de pendejadas y retírense a sus vicios, a sus lugares de oficio, distracciones y bullicios típicos de quien no tiene más horizonte en cuestión, que su ombligo de borrico rebuznón.

Y cerrando la cuestión, dejo zanjada la cosa alumbrando con mechón a quienes buscan caminos, que no detengas tus pasos por piedras o seborucos como los aquí mentados, ni tampoco por malvados que aprietan hasta asfixiar, porque el día ha de llegar y lo importante a tener no es el camino escabroso, sino la meta que anuncia ese día tan hermoso.

JAP Capote.

Moral comunista.

Hoy es 15 de noviembre. No puedo conciliar sueño sabiendo lo que se juega hoy en Cuba. O casi, porque en el momento en que escribo estas líneas más por intentar apaciguar mi ser desfasado 6 horas de mis compatriotas en Cuba, ellos siguen en el 14 gracias a Greenwich. Sé perfectamente lo que viene. Me lo dice la intuición y una capacidad heredada para reconocer que el comunismo castrista dar lo que se dice dar, solo hambre, dolor y muerte.

Si algo tiene esta cruzada personal contra el comunismo como razón causal, es el haberlo vivido en mis carnes hasta mi adultez temprana, amén de una dosis anticomunista en código genético trasmitido, porque a esta aberración la sufrimos como familia desde el mismísimo 1959. Así para resumirlo «no hay quien me haga cuento», como diría cualquier cubano en un bar intentando dejar zanjada una cuestión.

Para cuando llegó Chávez al Poder en Venezuela le quisimos hacer el cuento a los venezolanos. Aquellos que en zanjar, también y como cualquier habitante de esta región de clima tropical creyeron saber más, nos dijeron: Venezuela no es Cuba. Y ni por mucho que quisimos vieran lo obvio y peligroso que resultaba dejar en Miraflores a un golpista amigo de Castro I logramos su atención. El resultado? Hay por ahí circulando un vídeo de Chávez diciendo cómo sería Venezuela en el 2020 si ellos lograran desarrollar su programa político. Honestamente si es usted terrícola, no necesita que le explique nada más.

Este privilegio que me asiste en cuanto a estar inmune a los efluvios de la izquierda extrema me vienen porque desde hace mucho fui descubriendo que en cuestión de moralidad, la de estos zarrapastrosos era la mentira. Desde que me hicieron aguantar una regañina de un maestro de Marxismo de secundaria ante mi madre por no expresar que lo de un mundo sin ilusión por ganar dinero no era posible (por aquello de a cada cual su necesidad). Desde entonces y viendo como vivían los comunistas cubanos en dirección inversamente y proporcional al mensaje comunista que imponían al pueblo llano entendí que la verdad era simple: eran solo eslóganes y mentiras.

«Lo importante en esta labor es no hallarse nunca asociado con el fracaso, no tomar nunca el partido del débil, ni siquiera cuando tiene razón». Esta lección de moral comunista es obra de Mao, aquel que mató de hambre a millones de chinos con su programa «salto adelante» y aún así, lo proclamaba a los cuatro vientos como una victoria. Claro ellos nunca tomaron partido con los débiles porque a estos solo había que gobernarlos al precio que fuese necesario.

«Fusilamientos, sí! Hemos fusilado y seguiremos fusilando». Esta frase del «asesino de Rosario» o «carnicero de La Cabaña» más conocido como «el Ché», dicha sin ningún pudor en un atril de las Naciones Unidas al referirse a la denuncia de la delegación Venezolana que los señalaba como responsables de estar aplicando asesinatos selectivos en juicios sumarísimos es una prueba irrefutable de la moralidad que acusa a estos miserables. La muerte del prójimo si está obstaculizando objetivos políticos es irrelevante.

Alguien duda de que la muerte sea el signo comunista y su mejor adjetivo el de genocida? De ahí la importancia de exterminarlo como sistema. De ahí mis desvelos en este 15/11.

Libertad!

Motor social.

Con el alarde del régimen mostrando sus estructuras represivas en la calle, muchos compatriotas han sido presos del escepticismo sobre si finalmente el 15/11 los cubanos saldrán a manifestarse. Entiendo sus preocupaciones y aunque no las comparta, trataré de dejar un par de razonamientos en favor de despejarles ciertas dudas sobre el tema, pues hoy se hace imprescindible que quienes estamos empeñados en levantar a la sociedad cubana frente al desgobierno castrocomunista, seamos inspiración y no un lastre.

Lo primero y básico es algo matemático.

Debemos comprender y asumir que las muestras de la capacidad represora del régimen, están directa y proporcionalmente conectadas al miedo a un pueblo que saben tiene la capacidad de exterminarlos. Hoy en este mundo global y con unas instituciones supranacionales asumiendo y validando con un multilateralismo a regímenes como el chino o el cubano, corresponde únicamente a los pueblos determinar su destino y a la comunidad internacional observar, censurar, colaborar, pero en ningún supuesto decidir por ellos. Y los cubanos ya decidieron el 11J, que no van a seguir dejando que unos pocos hablen en su nombre.

Lo segundo es una cuestión de lógica social.

Cuando un pueblo está maniatado durante generaciones y ha perdido su capacidad cívica en términos de acción, es normal que para ponerse en marcha ocurran sobresaltos, interrupciones que pueden hacer dudar a algunos de su resolución a ponerse en movimiento.

Pero nada más lejos de la verdad. Hoy los cubanos de dentro y fuera estamos ronroneando. No hablo en términos gatunos, sino de pura ingeniería automotriz. Estamos hoy como esos coches que han estado guardados demasiado tiempo sin arrancar y a las primeras usted escucha ese clásico runnn runnn, que te parece que quiere pero no puede. Pero al final si su manufactura es buena, responde y nos alegra el día.

Y entonces como decía mi profe de Instituto: LQQD.

Los cubanos tenemos una impronta que garantiza una hechura cierta de cara a nuestras aspiraciones de libertad. Nos viene de una raíz caribeña a la que un día unos degenerados insertaron una rama de abeto siberiano intentando garantizarse con ello, nuestro sometimiento por los siglos de los siglos. Pero no ha prosperado. El gajo está muerto pues la palma real estaba anclada a la tierra desde tiempos de campanas y teas incendiarias.

Quienes somos fermento social, vayamos sin dudar a perseverar desde la honestidad y la generosidad en la idea del levantamiento. No hay margen porque el enemigo aunque esté condenado a su extinción, no debe ser ingenuamente infravalorado. Hay que ir con todo y todos, a por su desintegración definitiva.

Sin dudar ni retroceder, a darle a la llave de ignición hasta que arranque el motor de nuestro almendron cubano.

Libertad ✌️🇨🇺

Alea jacta est

Cuando en 1959 el occiso y mojón en jefe determinó el rumbo hacia la nada comunista, igualmente le fue adjudicada una fecha de caducidad. Mi abuelo y tíos que partieron hacia tierras de libertad, dijeron que era cosa de meses. Al final resultó que los conservantes de la lata eran más buenos de lo que se creían, y la lata ya oliendo a rancio todavía aguanta, aunque ya se sabe que el reciclaje es inminente.

No conviene nunca infravalorar al enemigo, máxime cuando ese enemigo se llama comunismo. Hitler y su legado no sobrevivieron al conflicto mundial, pues según el razonamiento de entonces eran totalitarios y genocidas. Sin embargo el comunismo, mucho más en términos cuantitativos que su par totalitario llegó como potencia imperial hasta 1989. Y aún hoy con el Parlamento Europeo resuelto a condenar a ambos extremos y reconocerlos como tal, en esta España acomplejada y descocada en la que gozo y sufro, todos se escandalizan si sale a la calle una bandera nazi- (algo que ocurre muy raramente)-, y sin embargo cada año los sindicalistas inundan Madrid de banderas rojas de hoz y martillo, y nadie se escandaliza o los llama al orden.

El comunismo estando como está condenado y desenmascarado desaparecerá en algún momento del escenario social global? No lo sé. Mi aspiración es que sí. Las aspiraciones de libertad y derechos están ancladas al modelo democrático, y espero que aunque tarde para mí, los hombres y mujeres del mañana globalmente hablando, expresen un asco global a tan inmunda pretensión ideológica.

Yo me conformaré con asistir a la extinción castrocomunista. Algo que dejaron pendiente nuestros padres y que hoy hemos de conseguir pues están en juego no sólo nuestra vanidad y compromiso familiar, sino el presente de muerte en vida y el futuro hacia la nada, para millones de compatriotas.

Y ganaremos. Lo demanda la historia. Lo claman nuestros miles de muertos. Lo necesita una familia cubana dividida entre dos orillas. En definitiva, lo exige el derecho natural y la justicia social, para un pueblo atrapado entre la desesperanza y una vida de pesadillas.

Por eso la suerte está echada y nos ha salido el As de Oro. Seremos libres, seremos prósperos y seremos dignos porque el comunismo castrista ha llegado al final de su miserable existencia.

Hagan juego señores!